Advertisement

Drones a 8.000 metros

K2 with Andrzej Bargiel

Dirección: ---

Canal Youtube: Red Bull

Año: 2020 | Duración: 11:15

Video+Freeride

¿Pueden los drones revolucionar el alpinismo en las montañas más peligrosas del mundo?

El 22 de julio de 2018 el alpinista y esquiador polaco Andrzej Bargiel hizo historia al convertirse en la primera persona en descender íntegramente con esquís el K2. Su hazaña fue en parte posible gracias a la utilización de un dron pilotado desde el campo base por su hermano Bartek.

Ha habido expediciones que utilizaron drones anteriormente, pero desgraciadamente no consiguieron operarlos con éxito en un entorno tan exigente. Volar un dron alrededor de un 8.000 es extremadamente difícil. Hay muchas variables: el viento, las bajas temperaturas, la presión y las distancias a recorrer llevan a los drones al límite de sus posibilidades. Los Bargiel hicieron modificaciones en el aparato para acercarse a los parámetros necesarios, eliminando las restricciones de altitud e incrementando la velocidad del dron.

No utilizaron el dron inicialmente pensando que podría salvar vidas. Sin embargo, en el momento en el que se dieron cuenta de que funcionaba y era extremadamente útil fue cuando tomaron parte en el rescate del alpinista escocés Rick Allen, el cual había subido en solitario y estaba completamente desorientado en el Broad Peak tras sufrir una caída en el descenso. Para Allen ver el dron fue casi una aparición milagrosa. A los polacos se les ocurrió acercarse a él con el teledirigido y mostrarle el camino a seguir utilizando el artefacto.

Al volcarse de nuevo en su expedición, el dron fue utilizado para salvar otra vida. En este caso la de su compañero Janusz Gołąb. En el pasado la solución habría sido enviar a alguien para que le ayudase a descender, algo arriesgado y que llevaba mucho tiempo. Esta vez Bargiel puso un pequeño paquete en el dron para llevarle a Gołąb, a 7.000 metros de altitud, los suministros médicos que le iban a permitir descender por sí mismo.

Finalmente, una vez Bargiel hizo cumbre, el dron le ayudó a encontrar una línea relativamente segura con nieve suficiente que le permitió esquiar la montaña hasta abajo por primera vez en la historia.

Por todo ello, parece que no queda más que reconocer que un dron es una enorme ayuda en la montaña. La única cuestión es si los alpinistas querrán o no usarlo. A algunos les gustará, otros lo odiarán, pero al final, como dice Adrian Ballinger en el vídeo, cada persona podrá elegir cómo subir o esquiar una montaña.

ARTÍCULOS RELACIONADOS



Drones a 8.000 metros

K2 with Andrzej Bargiel

Dirección: ---

Canal Youtube: Red Bull

Año: 2020 | Duración: 11:15

Video+Freeride

¿Pueden los drones revolucionar el alpinismo en las montañas más peligrosas del mundo?

El 22 de julio de 2018 el alpinista y esquiador polaco Andrzej Bargiel hizo historia al convertirse en la primera persona en descender íntegramente con esquís el K2. Su hazaña fue en parte posible gracias a la utilización de un dron pilotado desde el campo base por su hermano Bartek.

Ha habido expediciones que utilizaron drones anteriormente, pero desgraciadamente no consiguieron operarlos con éxito en un entorno tan exigente. Volar un dron alrededor de un 8.000 es extremadamente difícil. Hay muchas variables: el viento, las bajas temperaturas, la presión y las distancias a recorrer llevan a los drones al límite de sus posibilidades. Los Bargiel hicieron modificaciones en el aparato para acercarse a los parámetros necesarios, eliminando las restricciones de altitud e incrementando la velocidad del dron.

No utilizaron el dron inicialmente pensando que podría salvar vidas. Sin embargo, en el momento en el que se dieron cuenta de que funcionaba y era extremadamente útil fue cuando tomaron parte en el rescate del alpinista escocés Rick Allen, el cual había subido en solitario y estaba completamente desorientado en el Broad Peak tras sufrir una caída en el descenso. Para Allen ver el dron fue casi una aparición milagrosa. A los polacos se les ocurrió acercarse a él con el teledirigido y mostrarle el camino a seguir utilizando el artefacto.

Al volcarse de nuevo en su expedición, el dron fue utilizado para salvar otra vida. En este caso la de su compañero Janusz Gołąb. En el pasado la solución habría sido enviar a alguien para que le ayudase a descender, algo arriesgado y que llevaba mucho tiempo. Esta vez Bargiel puso un pequeño paquete en el dron para llevarle a Gołąb, a 7.000 metros de altitud, los suministros médicos que le iban a permitir descender por sí mismo.

Finalmente, una vez Bargiel hizo cumbre, el dron le ayudó a encontrar una línea relativamente segura con nieve suficiente que le permitió esquiar la montaña hasta abajo por primera vez en la historia.

Por todo ello, parece que no queda más que reconocer que un dron es una enorme ayuda en la montaña. La única cuestión es si los alpinistas querrán o no usarlo. A algunos les gustará, otros lo odiarán, pero al final, como dice Adrian Ballinger en el vídeo, cada persona podrá elegir cómo subir o esquiar una montaña.

ARTÍCULOS RELACIONADOS



Compartir contenido
 

     


 
 


 
 
 
 

info@kissthemountain.com







       © Copyright Kissthemountain 2020 | Bajo la atenta mirada de las caras norte de Sierra Nevada | Granada. Spain      -       Términos del servicio | Privacidad | Política de Cookies


 

 


     

info@kissthemountain.com

       © Copyright Kissthemountain 2020
Bajo la atenta mirada de las caras norte de Sierra Nevada
Granada. Spain