Advertisement

Messner y Habeler 1978. Primer Everest sin oxígeno

El hombre contra la montaña

Dirección: ---

Canal: Tesla Live

Año: 2010 | Duración: 03:32

Video+alpinismo

Ambos teníamos una meta común, una estrategia conjuntamente trabajada y máxima confianza recíproca. Yo no me habría atrevido a subir el Everest sin oxígeno con ninguna otra persona”.

El 8 de mayo de 1978, Reinhold Messner y Peter Habeler, hicieron historia en la cumbre del Everest. Antes de esa fecha, todos los alpinistas que habían alcanzado la cima más alta del planeta lo habían hecho con la ayuda de oxígeno suplementario. La cordada italo-austriaca estaba decidida a hacerlo sin él. Para ellos, su expedición sería estrictamente el hombre contra la montaña.

Ese día, Messner y Habeler dejaron el Collado Sur situado a casi 8.000 metros y enfilaron con determinación el camino a la cima ascendida por primera vez, con oxígeno, 25 años atrás. Las condiciones de la montaña y la altitud les obligaban a descansar cada 40 pasos. Para cuando llegaron al Escalón Hillary, el último gran desafío antes de la cumbre, Habeler no podía sentir sus manos, pero había llegado ya demasiado lejos como para darse la vuelta. Concentrados en cada paso y manteniéndose en el lado izquierdo, en la cara que baja hacia el Valle del Silencio, alcanzaron los 8.848 metros de la cima a las 13:15h. No sólo acababan de lograr la primera ascensión sin oxígeno a la icónica pirámide de roca, hielo y nieve sino que lo habían hecho en un tiempo récord de ocho horas, frente a las 12 horas de media que venían haciendo las expediciones con oxígeno suplementario desde el último campo.

De alguna manera, los eventos que acaecieron en el descenso fueron incluso más impresionantes que el propio ascenso. Habeler, demasiado fatigado para bajar de ninguna otra forma, se sentó y se deslizó ladera abajo en un lugar increíblemente peligroso para dejarse caer. Messner siguió los pasos de su compañero hasta el Collado Sur. Esa noche, además, Messner, experimentó una ceguera producto de haberse quitado varias veces las gafas para filmar a su compañero.

En la cumbre no hubo euforia alguna, todo quedó reducido al mínimo. Lo que sentíamos era humildad, no arrogancia. Tal vez también miedo. La sensación de estar seriamente amenazados permaneció viva hasta que descendimos al Valle del Silencio. Nuestra tentativa de ascender sin oxígeno, sin información meteorológica recibida por satélite, sin dopaje, sin tecnología punta y sin una pista trazada se había saldado con éxito”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS


Denis Urubko y Pipi Cardell. Kissthemountain 54

Messner y Habeler 1978. Primer Everest sin oxígeno

El hombre contra la montaña

Dirección: ---

Canal: Tesla Live

Año: 2010 | Duración: 03:32

Video+alpinismo

Ambos teníamos una meta común, una estrategia conjuntamente trabajada y máxima confianza recíproca. Yo no me habría atrevido a subir el Everest sin oxígeno con ninguna otra persona”.

El 8 de mayo de 1978, Reinhold Messner y Peter Habeler, hicieron historia en la cumbre del Everest. Antes de esa fecha, todos los alpinistas que habían alcanzado la cima más alta del planeta lo habían hecho con la ayuda de oxígeno suplementario. La cordada italo-austriaca estaba decidida a hacerlo sin él. Para ellos, su expedición sería estrictamente el hombre contra la montaña.

Ese día, Messner y Habeler dejaron el Collado Sur situado a casi 8.000 metros y enfilaron con determinación el camino a la cima ascendida por primera vez, con oxígeno, 25 años atrás. Las condiciones de la montaña y la altitud les obligaban a descansar cada 40 pasos. Para cuando llegaron al Escalón Hillary, el último gran desafío antes de la cumbre, Habeler no podía sentir sus manos, pero había llegado ya demasiado lejos como para darse la vuelta. Concentrados en cada paso y manteniéndose en el lado izquierdo, en la cara que baja hacia el Valle del Silencio, alcanzaron los 8.848 metros de la cima a las 13:15h. No sólo acababan de lograr la primera ascensión sin oxígeno a la icónica pirámide de roca, hielo y nieve sino que lo habían hecho en un tiempo récord de ocho horas, frente a las 12 horas de media que venían haciendo las expediciones con oxígeno suplementario desde el último campo.

De alguna manera, los eventos que acaecieron en el descenso fueron incluso más impresionantes que el propio ascenso. Habeler, demasiado fatigado para bajar de ninguna otra forma, se sentó y se deslizó ladera abajo en un lugar increíblemente peligroso para dejarse caer. Messner siguió los pasos de su compañero hasta el Collado Sur. Esa noche, además, Messner, experimentó una ceguera producto de haberse quitado varias veces las gafas para filmar a su compañero.

En la cumbre no hubo euforia alguna, todo quedó reducido al mínimo. Lo que sentíamos era humildad, no arrogancia. Tal vez también miedo. La sensación de estar seriamente amenazados permaneció viva hasta que descendimos al Valle del Silencio. Nuestra tentativa de ascender sin oxígeno, sin información meteorológica recibida por satélite, sin dopaje, sin tecnología punta y sin una pista trazada se había saldado con éxito”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS



Compartir contenido
 

     


 
 


 
 
 
 

info@kissthemountain.com







       © Copyright Kissthemountain 2020 | Bajo la atenta mirada de las caras norte de Sierra Nevada | Granada. Spain      -       Términos del servicio | Privacidad | Política de Cookies


 

 


     

info@kissthemountain.com

       © Copyright Kissthemountain 2020
Bajo la atenta mirada de las caras norte de Sierra Nevada
Granada. Spain