CALOR DEL DESIERTO Y TORMENTAS DE MONTAÑA

Viaje por el desierto de Gorafe y el Cerro Jabalcón compartiendo recetas y acampada con Kieran Creevy y Lisa Paarvio.

CALOR DEL DESIERTO Y TORMENTAS DE MONTAÑA

 

 

Texto: Kieran Creevy |  www.kierancreevy.com

Fotografía: Lisa Paarvio  | www.lisapaarvio-photography.com

 

Motas de ocre y oro cubren nuestros calzados. Los granos de arena, milenarios, moldeados por el viento y el agua, parecen tan insustanciales como la harina o el polvo. Sin embargo, a nuestro alrededor vemos torres y muros, de muchos metros de altura, esculpidos en formas maravillosas a partir de estos mismos granos. Mil kilómetros al norte, los Pirineos están inmersos en el modo de invierno, con turistas y montañeros jugando en caras heladas y en polvo profundo. Aquí, en Andalucía, estamos bañados por una luz brillante, el calor del desierto y los chirridos de los grillos.

Los olores de un ambiente desértico son totalmente diferentes, a juzgar por el intenso olfateo y el golpeteo del rabo de Whip. Está estático, con la nariz en el aire y las fosas nasales dilatadas mientras huele a animales salvajes, polvo y un millón de otras moléculas que ni siquiera podemos imaginar. Estamos atónitos por la belleza que se presenta ante nuestros ojos. Cañones y arroyos, de colores desenfrenados, serpentean y se retuercen en todas direcciones.

Nos sentimos tentados a salirnos del camino y explorar uno de los innumerables wadis, pero este paisaje es increíblemente frágil, por lo que es importante ceñirse a los senderos marcados. Sin embargo, no es difícil seguir el camino, ya que cada esquina revela una nueva vista. Los cañones sin salida y las cuevas ubicadas en lo alto de las caras arenosas traen a la mente imágenes de las viviendas de las cuevas Anasazi, encaramadas en lo alto de los acantilados.

Al mediodía, el calor está empezando a afectar a Whip, por lo que nos dirigimos por una pista secundaria en busca de una fuente de agua marcada en un cartel. Aunque cada uno de nosotros comenzó con dos litros de agua, más extra para Whip, el ambiente desértico nos ha deshidratado más de lo esperado. Desafortunadamente, cuando llegamos al manantial, no tenemos suerte, ya que está seco en un pequeño charco de barro habitado por ranas.

Retrocediendo hacia arriba, escaneamos nuestros mapas de Komoot en busca de agua accesible. Con la fuente más cercana a más de 20 kilómetros de distancia, Carlos se ofrece a caminar de regreso a nuestro automóvil, llenar nuestras jarras de agua y reunirse con nosotros más adelante en el camino.

Aunque se puede acceder a la pista a pie, en bicicleta de montaña o de gravel, en motocicleta y en vehículos 4×4, está sorprendentemente vacía. La tenemos sólo para nosotros.

 

 

La geología del terreno cambia constantemente. De repente, un reflejo de luz llama la atención de Amaia y Lisa, quienes observan detenidamente el suelo.

Esparcidos por todas partes, hay pequeños fragmentos de minerales fosilizados. Sus innumerables formas, colores, y orígenes prehistóricos nos recuerdan lo insignificantes que somos, no más que pequeñas manchas en la rueda de la historia de este planeta. Sin embargo, aunque estemos aquí por un momento fugaz, la belleza que el mundo natural muestra nos trae alegría y un sentido de humildad.

Tener la oportunidad de viajar y trabajar en paisajes como éste es un tesoro sin precio. Nos debemos a nosotros mismos, a los demás y a las generaciones futuras, el respeto y el cuidado de nuestro medio ambiente y, en particular, de los lugares salvajes.

Manteniendo la fe en ese mandato, dejamos el fósil donde lo encontramos, tomando sólo fotografías y recuerdos.

A medida que el sol comienza su trayectoria descendente, comenzamos a planificar una cena al anochecer cuando, con suerte, tendremos cielos despejados llenos de mil millones de puntos de luz.

Al coronar una cresta, mantenemos los ojos bien abiertos en busca de espacios abiertos planos en los que cocinar en nuestra pequeña hornilla de camping.

 

 

 

¡Alegría! A la vuelta de la esquina, como convocado por telepatía, está nuestro amigo parado junto al maletero de un auto abierto. Dentro, jarras de agua llenas y relucientes de frío.Tanto los humanos como los perros, devoramos agua. Luego, revelando más tesoros, Carlos muestra su generosidad y su herencia española: panes frescos, embutidos, quesos locales y aceitunas, todo de un mercado cercano. Su amplia sonrisa muestra que sabe que se ha anotado puntos con todos, incluido Whip.

Saciados, inflamos los colchones para descansar a la espera de una cena relajada.

A la mañana siguiente estamos en movimiento más tarde de lo esperado. El frío matinal hace que el movimiento sea lento.

Una hora más tarde entramos en las Badlands, que parecen siniestras y nos recuerdan a los Spaghetti Westerns de los años 70. Mirando hacia las profundas gargantas de las Badlands es fácil imaginar a personas escondidas durante meses. El terreno escarpado, las curvas en zigzag y las ramificaciones de arroyos casi interminables harían que encontrar a alguien en este paisaje fuera una tarea increíblemente difícil en siglos pasados.

Acercándonos al final de este sendero, nuestros pensamientos se dirigen primero a duchas calientes, después a nuestro próximo destino. Durante horas de nuestra caminata en el desierto de Gorafe, la imponente mole del Cerro Jabalcón estuvo en el horizonte. Un monolito solitario, aguijón del desierto circundante. Su grandeza nos llama.

Un día después, limpios, reabastecidos con alimentos y las mochilas cargadas, estamos en movimiento. Esta vez, dividiremos el grupo. El pronóstico parece un poco incierto, por lo que dejaré el equipo en el punto de partida y el auto en el otro lado de la montaña, cerca del comienzo de otro sendero más accesible. Me reuniré con ellos en la cima.

Después del calor y la luz del desierto, los tonos verdes y los bosques espesos se sienten como un bálsamo. Caminando solo con luz moteada, con el aroma de pino, romero y tomillo silvestre subiendo y con el calor de la mañana, me pierdo en mis pensamientos.

 

 

De regreso en camino abierto, me sobresalta gritos en español. Miro a mi alrededor. No hay nadie. Una cacofonía de vítores empuja mis ojos hacia arriba. Muy arriba, bajo un enorme saliente, hay un puñado de figuras suspendidas en cuerdas. El techo y la curva del voladizo magnifican sus gritos de aliento. Hago una pausa para asimilar el alcance de escalar estas paredes de piedra caliza. Las caras sur y oeste de Cerro Jabalcón están salpicadas de cientos de vías deportivas y tradicionales.

Consciente de que mis amigos se dirigen hacia la cumbre, necesito seguir avanzando. Al encontrar el empinado zigzag hacia la meseta de la cumbre, aprieto con fuerza hacia arriba, mientras varias aplicaciones meteorológicas y los cielos oscurecidos advierten de una tormenta inminente. Sin previo aviso, una roca suelta bajo mis pies cede y me desgarra la rodilla. El dolor irradia en ondas inmediatas. Hago una pausa. Espero que sea sólo un pequeño susto. Intento seguir subiendo, pero el primer movimiento de grava suelta hace que el dolor vuelva a asomar. Estoy fuera de juego. Les envío un mensaje a mis amigos haciéndoles saber lo ocurrido. En respuesta, recibo palabras de ánimo y una hermosa foto de la cima, con colchones y sacos de dormir dispuestos para el vivac de montaña perfecto. Estoy desgarrado, queriendo unirme a ellos, sobre todo porque tengo los equipos para la cena en mi mochila, pero sabiendo que esto puede dañar aún más mi rodilla.

Descendiendo lentamente, siento la tormenta acercándose, mientras el viento se levanta. De vuelta en el coche, recibo otro mensaje del equipo. La oscuridad está cayendo y la tormenta se ha intensificado. El horizonte lejano y oscuro se ilumina con rayos. Están bajando. Rápido.

Sabiendo que no han comido en horas y que podríamos estar en medio de una fuerte tormenta cuando me alcancen, me dirijo a la ciudad para buscar comida para todos. Está completamente oscuro cuando llegan a la cita. Sus linternas frontales iluminan el cielo.

Mochilas, personas y perros cargados. Necesitamos encontrar rápidamente un refugio donde pasar la noche. Habíamos visto un complejo de casas cueva encaladas para alquilar el día anterior, así que, confiando en la fe y el karma, les llamamos.

 

 

 

Son increíblemente serviciales y se ofrecen a alquilarnos una de ellas.

30 minutos después estamos cómodos en sofás, con pizzas en el horno de leña y cervezas en la mano. No estoy seguro de si recorreremos los 20 metros que nos separan de nuestras camas. Nos quedamos dormidos sin remedio.

Llega la mañana; el cielo está despejado. Afuera, las paredes encaladas reflejan la luz, intensifican el calor y ayudan a secar nuestros sacos de dormir que se habían humedecido. Me clavan un codo. El equipo quiere que se sirva para el desayuno la cena de montaña planificada para ayer noche. Es hora de encender el hornillo.

 

PUEDES SEGUIR NUESTRO VIAJE AQUÍ:

 

EXPLORING GRANADA COLLECTION

MÁS INFO

 

HIKE CERRO JABALCÓN GRANADA 2021

MÁS INFO

 

HIKE GORAFE DESERT (BADLANDS)

MÁS INFO

 

 

RECETA 1

QUESO DE CABRA Y SÉMOLA DE PIMENTÓN AHUMADO CON PUERRO FRITO, JAMÓN Y AVELLANA ASADA

 

INGREDIENTES (PARA 4 PERSONAS)
  • 500 ml de agua.
  • 200-300 g de polenta fina (dependiendo del grosor deseado).
  • 2 cucharaditas de sal.
  • 2 cucharaditas de pimienta fresca molida.
  • 2 cucharaditas de pimentón ahumado.
  • 1 puerro grande y picado.
  • 1 jalapeño finamente picado.
  • 1 taza de queso rallado o mezcla de quesos.
  • 1 cucharada de ghee.
  • 4 lonchas de jamón español.
  • 2 cucharadas de avellanas tostadas picadas.
  • Ralladura de media naranja.

 

MÉTODO

Lleve el agua a ebullición y reduzca a fuego lento.

Vierta suavemente la polenta, revolviendo bien para quitar los grumos.

Agregue las especias, el jalapeño y cocine hasta que tenga una consistencia de papilla fina -se espesará en el siguiente paso-.

Agregue el ghee, el queso y mezcle bien.

En una sartén, sofreír el puerro, la ralladura de naranja y el jamón. Mezclar.

Coloque la polenta en platos, cubra con la mezcla de puerro, naranja y jamón, y complete con avellanas trituradas.

 

 

RECETA 2

GUISO ANDALUZ DE PIMIENTO ROJO SECO, TOMATE Y CEBOLLA CON RODAJAS DE PAN

 

INGREDIENTES (PARA 4 PERSONAS)
  • 350 g de tomates picados de lata o 4 tomates maduros picados.
  • 2 cucharaditas de pasta de pimiento rojo ahumado seco (disponible en muchos supermercados españoles).
  • 1 pimiento rojo finamente picado.
  • 1 cebolla blanca finamente picada.
  • 1 cucharada de aceite de oliva.
  • 1 cucharadita de comino en polvo.
  • 1 cucharadita de chile en polvo.
  • Sal.
  • Rodajas de pan para servir.

 

MÉTODO

En una sartén, calentar el aceite de oliva.

Agregue la cebolla, la pasta de pimiento rojo, las especias y un poco de sal. Cocine hasta que la cebolla esté pochada.

Agregue los pimientos picados. Cocine hasta que estén blandos.

Agregue los tomates picados o maduros. Cocine hasta que la mezcla comience a espesarse.

Pruebe y sazone si es necesario.

Sírvase con rodajas de pan.

 

 

 

 

Compartir contenido

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA MES
LA REVISTA KISSTHEMOUNTAIN
DE MANERA GRATUITA

 

     


 
 


 
 
 
 

info@kissthemountain.com







       © Copyright Kissthemountain 2020 | Bajo la atenta mirada de las caras norte de Sierra Nevada | Granada. Spain      -       Términos del servicio | Privacidad | Política de Cookies


 

 


     

div class="col-lg-12 text-center">

info@kissthemountain.com

       © Copyright Kissthemountain 2020
Bajo la atenta mirada de las caras norte de Sierra Nevada
Granada. Spain