LA GOMERA. LA ISLA SALVAJE. A través de los ojos de Cristofer Clemente

LA GOMERA. LA ISLA SALVAJE. A través de los ojos de Cristofer Clemente

 

 

Cristofer Clemente es uno de los corredores más queridos en el mundo de las carreras de montaña. Su currículum es espectacular, destacando dos subcampeonatos del mundo de la IAAF y un primer puesto en la Copa del Mundo de ultras de la ISF. Cristofer es también un embajador de La Gomera. Su nombre va inevitablemente asociado al de su isla. En esta charla hablamos, además de sobre su estado actual tras salir de una grave lesión, de ella. El gomero le ha dado mucho a la isla, y ella también a él. Sus palabras están llenas de amor por un territorio único en el mundo. El sentimiento es mutuo.

 

Texto por: Kissthemountain

 

K: Hola Cristofer. ¿Qué tal estás? ¿Andas por La Gomera?

C: Sí. Todo muy bien. Ahora con bastante calor por esta ola que tenemos. La temperatura aquí no suele pasar de 27 o 28 grados y hoy estamos en 33. 

K: ¡Eso es muy poco! En Granada hemos llegado a los 44. ¿Estás pasando el verano en La Gomera?

C: Sí, claro. Por aquí se está bien siempre.

K: Hace mucho tiempo que teníamos ganas de hablar contigo. Tu historia de superación y de cómo entras en el trail running en 2009 por problemas de salud es algo realmente inspirador. Desde entonces, has corrido por todo el mundo venciendo en pruebas de grandísimo prestigio, habiendo sido campeón de la Copa del Mundo de ultras de la ISF en 2016, y dos veces subcampeón del mundo de la IAAF en Italia, en 2017, y en Penyagolosa, en 2018. Quería preguntarte en primer lugar por cómo estás. Has pasado por una dura lesión en los Aquiles que te ha tenido apartado de este mundo durante un gran tiempo. Parece que en este 2021 ya has vuelto con carreras en Italia, en el Trail Sacred Forest, donde venciste, o en la Trail 100 Andorra Pyrenees, con un segundo puesto. ¿Está ya olvidada la lesión?

C: Estoy volviendo a competir ya y eso es buena señal. Todavía sigo en tratamiento. La operación fue muy grande, de 15 grapas por pie, y no ha pasado el tiempo suficiente desde el 1 de julio del pasado verano que fue cuando entré en quirófano. De hecho, ahora tengo que volver a ver cómo anda la cosa. Hay momentos muy buenos de entrenamientos en los que asimilo bien y no existe el dolor de antes, pero otros en los que aparecen molestias cambiantes, un día al pie izquierdo y otro al derecho. Puedo entrenar, pero no al cien por cien como me gustaría. En cualquier caso, marcha todo según lo previsto. Por suerte, podemos ir preparando carreras y viendo objetivos. Ya me he colgado algún dorsal. Espero que siga así en la temporada que tengo marcada con algunas competiciones para intentar hacerlo de la mejor manera posible. De todas formas, de cómo me vi, teniendo que agarrarme a las paredes para poder andar, a ahora… Las molestias son parte del proceso. Cuando nos operamos de esto, perdemos todo el magnesio y los minerales necesarios. Si hay que reforzar, es todo a base de pinchazos para que la zona lo asimile. Se tardan unas semanas en coger el colágeno. Es un tratamiento largo, pero por lo menos puedo correr, porque hace tiempo veía difícil que pudiera volver a hacerlo.

K: ¿Has tenido miedo de que ya nada volviera a ser como antes? En tu caso, además, considerando los motivos por los que comenzaste a correr, no sé si este miedo ha podido ser incluso mayor.

C: Claro que me ha dado miedo. Empecé a correr en 2009 porque por salud tenía que perder peso, y verte con una lesión así te hace pensar que quizás no me pudiera recuperar nunca. Antes de pasar por el quirófano, lo veía imposible. Era un dolor agudo extremo que no me dejaba hacer nada. Cuando te ves en una rehabilitación tan dura y en una silla de ruedas, te planteas qué pasaría si no pudieras volver a correr. Muchos días intentas pensar en positivo y te dices que andarías en bici o nadarías, pero lo que realmente me gusta es correr. Costó psicológicamente mucho. Pasé un par de meses del verano pasado un poco tocado de cabeza. Con mucha incertidumbre sobre si podría o no volver. Pero ahora ya sí me veo compitiendo, con dorsal, aunque con la alarma puesta ante cualquier mínima inflamación o molestia. Debo tener mucho cuidado para no sufrir una recaída y volver hacia atrás. Ando con mucho más tacto que hace unos años. A la mínima, levanto el pie del acelerador y adapto el entrenamiento para evitar el impacto.

K: Pero los médicos te dicen que es normal, ¿no?

C: Sí, mi médico, el doctor David López Capapé, con quien me he tratado, me autoriza a que siga corriendo salvo que la molestia sea muy grande, a la espera de que los efectos de la invasión de la operación se marchen en un tiempo largo.

K: ¿Tienes planteadas carreras en esta temporada? ¿Estarás en Ultra Pirineu? Sé que te gusta.

C: Uno de los objetivos claros es esa carrera. Estaba prevista que fuera mi vuelta a la competición, pero la verdad es que todo ha ido un poco mejor y he podido competir antes en carreras largas y duras como la de Andorra. Esa es la idea. Llegar en un buen estado de forma a esa carrera sería muy buena señal.

 

 

K: Hay corredores que uno no puede desvincularlos de su lugar de procedencia. Por decirte algún compañero de equipo, todo el mundo sabe que Miguel Heras es de Béjar o que Tòfol viene de Mallorca. En tu caso, tu nombre siempre va asociado al de La Gomera. Para un gran número de personas, eres como un embajador de la isla. Le das mucho, pero imagino que también lo has recibido de ella. ¿Qué ha supuesto La Gomera para tu vida deportiva?

C: Le debo todo a La Gomera. Es mi parque de recreo, mis senderos, donde descubrí el mundo de las carreras de montaña en 2009 a través de un buen amigo que ya no está con nosotros. Él me animó a iniciarme en el trail cuando no tenía ni idea de este deporte. La Gomera es un paraíso. Tiene una red de senderos inmensa con mucho juego, con grandes desniveles, con un Parque Nacional espectacular como es el de Garajonay. Es un sitio donde nunca puedes aburrirte. No dudas en salir a entrenar porque tiene tantas vertientes y zonas que siempre voy innovando y corriendo por lugares nuevos por descubrir. Eso siempre da motivación. Además, hace unos años creé uno de mis hijos que fue la primera carrera de la isla, la Gomera Paradise Trail, que este año cumple su décima edición el 11 de septiembre. Le di el nombre y estuve timoneándola las tres primeras ediciones. Ahora está en manos de una empresa organizadora ya que me suponía un plus de trabajo muy grande. En esta décima edición, he podido de nuevo diseñar un recorrido espectacular que va a dejar a la gente boquiabierta, con una ultra de 76 kilómetros que será el Campeonato de la Federación de Montañismo de Canarias, saliendo del sur, recorriendo el norte de la isla y terminando en el este, con 6.600 metros de desnivel positivo que la hacen una auténtica carrera de montaña con unos cambios de paisajes espectaculares. Por suerte, ya tienen récord de inscritos. Durante julio y agosto hemos tenido muchos visitantes para entrenarla y disfrutarla. Se respira mucho trail en nuestra isla. Mi vínculo con La Gomera es muy importante para mí. 

 

 

 

K: ¿Está muy presente el mar? Te lo comento porque al fin y al cabo estamos hablando de un deporte que se practica en la montaña.

C: Sí, claro. El mar nos rodea por todos lados. Al ser una isla muy abrupta, todos los caminos suben y tienes que bajar a cota cero. Estás siempre saliendo desde nivel del mar y llegando a alturas que alcanzan los 1.457 metros del Garajonay. En todos los municipios nos rodea el mar. Todos los senderos tocan cotas altas y cero. El contacto con el océano está siempre presente. En estos días de más calor, lo aprovechamos para tener el frescor del mar. Es muy diferente a lo que puedes encontrarte en Sierra Nevada, Pirineos o Alpes. 

K: Creo que uno de tus lugares favoritos para correr es el norte de la isla, en el límite con el Parque Nacional de Garajonay. ¿Cómo es correr por allí? Imagino que todo lo que sentimos los corredores de montaña, en cuanto a desconexión y disfrute de la naturaleza, se magnifica por esta zona.

C: Correr por Garajonay es como estar en un cuento de hadas. Hay una frondosidad de laurisilva inmensa. Choca mucho el alisio y gracias a eso refresca y mantiene el único río vivo de Canarias que tenemos en La Gomera, en el Parque Nacional, en la zona de El Cedro. Muchas tardes o mañanas es mágico, con unas neblinas tremendas, con el agua del riachuelo corriendo, con una vegetación inmensa, todo verde, y en tres kilómetros de caída puedes estar viendo el mar romper en zonas súper áridas y expuestas que choca muchísimo con la exuberancia de la que te hablo. El choque visual es brutal. Cambia la superficie. La Gomera es una isla volcánica antigua, es decir, con una piedra ya muy hecha, y en esta zona centro-norte de la isla todo es diferente con un monte enorme de laurisilva. Creo que esto es uno de los grandes reclamos de la isla y que suele enamorar a todos los que nos visitan. 

K: Te iba a preguntar qué hace a tu isla diferente, pero me lo estás respondiendo constantemente. La Gomera se está convirtiendo, si no lo es ya, en una referencia para la práctica del trail running.

C: Es así. Cuando yo empecé a correr, lo hacíamos muy poquitos. Ya había pioneros, pero el número de practicantes era muy bajo. Hoy ya hay dos clubes dedicados a correr en la montaña con muchos gomeros y, por suerte, los turistas nacionales y los de las otras islas nos visitan porque somos la isla del desafío en los desniveles. La Gomera es como una tarta con sus porciones separadas por barrancos. Aquí no hay problema en sacar unos cuantos de miles en muy poca distancia. No tenemos zonas llanas donde practicar una carrera continua. La gente se ríe diciendo que no conseguimos un kilómetro llano salvo en la zona del muelle o del aeropuerto. Nos visitan por este motivo muchos corredores y ciclistas. El deporte está cada vez más presente en la isla. Ves cada día a más gente que practica la vida sana. Eso hace que estemos teniendo un turismo activo con una cifra de turistas que buscan esto que hace seis o siete años era inconcebible. Es una joya.

K: Antes me hablabas de la red de senderos y su balizamiento… Por km² debe de ser de los lugares del mundo con más senderos. ¿Es apta para otros deportes o demasiado abrupta para disciplinas ajenas al trail?

C: Se hace bici de montaña en muchas zonas. Algunas están a día de hoy habilitadas para este deporte. Hay que felicitar a la administración por el trabajo tan excelente que ha hecho. 

 

 

He tenido la suerte de viajar mucho para correr, desde Alpes a Hong Kong o Sudamérica, y te puedo decir que la señalización de La Gomera es perfecta. Encuentras un excepcional balizamiento. El mantenimiento de los 600 kilómetros de senderos es espectacular y siempre suelen estar habilitados y limpios. Esto permite también la práctica de bicicleta de descenso en varias zonas fuera del Parque Nacional, donde no se puede por una cuestión de protección, pero sí aptas para el trail o el trekking. Hay espacio para todo el mundo en esos 600 kilómetros de senderos que tenemos. La bici de descenso está cada vez más en auge en la isla.

K: El trail running es un deporte perfecto para conocer los lugares que uno visita. También te he oído decir que tú has llegado a sentirte turista en tu propia isla. ¿Te quedan lugares por descubrir?

C: En 2010 yo era un turista total en mi propia isla. No tenía ni idea de lo que escondía. Todavía, a día de hoy, por ser más lejanos, hay sitios que dejo para un sábado o un domingo más especial. Me sigo enamorando al ver rincones que tengo en mi propia isla y que he transitado poco.

K: ¿Te quedan sitios?

C: Algo queda, pero más o menos he dado cuenta de todos los kilómetros que tenemos por aquí.

K: Aparte de toda la zona de Garajonay, dime algún sitio que sea muy especial para ti, que conozca poca gente y que sea tan bonito que resulte increíble que incluso gente de la isla no conozca.

C: Hay una zona espectacular por Santa Clara, en la parte alta de Vallehermoso, que la gente no suele visitar porque tiene un reclamo turístico por encima muy próximo. Caminando o corriendo es difícil llegar porque no se ve. Sobre todo, se aprecia en barco. Se llama Los Órganos. Es una tierra de muchos colores: amarillos, mostazas, azulados, rojos… Hay un gran escultor aquí que se llama Pedro Zamorano que conoce bien esto y utiliza materiales de esta zona en su obra. Por ser la primera zona volcánica que explotó, hay unas piedras ya trabajadas y pulidas. Es un regalo de la naturaleza.

 

 

Hay un sendero para correr entre ellas. Por ahí pasa el recorrido de la ultra de la Gomera Paradise de la que te he hablado antes. La gente que la ha visitado se ha enamorado. Cuando estuve con el equipo de Salomon, metí a mis compañeros por ahí. Es una maravilla.

K: Dan muchas ganas de estar por ahí. He visitado La Palma en varias ocasiones, pero no he tenido la suerte de estar en La Gomera.

C: Es totalmente diferente. Cada isla es particular. La Palma es pinar y La Gomera, laurisilva. La piedra también cambia. La Palma tiene más altura, pero es más acostada. Esto es más bruto. Es como una tarta, como te digo. Barranco, barranco, barranco… La Gomera es dura hasta para conducir. Es todo el tiempo subiendo y bajando. 

K: Es lo que me dices de la facilidad para ganar y perder desnivel…

C: Sí, de hecho, no sé si sabes que aquí se va a hacer la Transgrancanaria 360…

K: Sí, sí, sí…

C: La 360 es una carrera que busca salirse de senderos más amplios transitando por pasos más pequeños. Aquí no van a poder hacer eso viéndose obligados a transitar por el GR y otros PR porque si no les saldrían más de 20.000 metros de desnivel positivo en 150 kilómetros. Eso es una locura. Se quedaron maravillados.

K: No compitas ahí que te tienes que cuidar.

C: No, todavía no. 50 o 60 horas son palabras mayores para mí [Risas].

K: Además de hacer Ultra Pirineu, ¿tienes pensado algo más?

C: Si recupero bien, y en función de los Aquiles, me gustaría hacer la MIUT en Madeira, en noviembre, que es una isla que conozco bien. Me pica mucho la curiosidad. Pero hay que ver cómo va el cuerpo.

K: Cuídate mucho, Cristofer. Ya sabes lo que es estar parado. ¿Qué te voy a decir yo? 

C: Sí, veré después de Ultra Pirineu. A la vuelta de la esquina están febrero y marzo, y ahí ya tendré tiempo de correr en más carreras.

K: Cristofer, me ha gustado mucho hablar contigo. 

C: Un placer. Ya sabes que aquí me tienes. Cuando quieras…

 

https://www.holaislascanarias.com/la-gomera/

#latituddevida

 

 

 

Compartir contenido

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA MES
LA REVISTA KISSTHEMOUNTAIN
DE MANERA GRATUITA

 

     


 
 


 
 
 
 

info@kissthemountain.com







       © Copyright Kissthemountain 2020 | Bajo la atenta mirada de las caras norte de Sierra Nevada | Granada. Spain      -       Términos del servicio | Privacidad | Política de Cookies


 

 


     

div class="col-lg-12 text-center">

info@kissthemountain.com

       © Copyright Kissthemountain 2020
Bajo la atenta mirada de las caras norte de Sierra Nevada
Granada. Spain