Luis Alberto Hernando. Un corredor diferente.

Luis Alberto Hernando. Un corredor diferente.

 

Texto introductorio: Kissthemountain

 

Si uno piensa en Luis Alberto Hernando, o pregunta sobre él en el mundo del trail running, rápidamente se llega a la conclusión de que es un corredor especial. Da la impresión de que se toma este deporte con una gran normalidad, sin alardes. Sus vídeos en tono humorístico en redes sociales arrancan las sonrisas de todos los que los ven. Pero luego, está su otra vertiente. Al colocarse un dorsal, o más bien justo en el momento en el que termina la cuenta atrás que indica el inicio de una carrera, se transforma en un animal competitivo que le ha hecho convertirse en campeón del mundo en numerosas ocasiones o vencer en las carreras con más renombre internacional. En mi recuerdo, verlo pasar con la respiración muy acelerada y la mirada de concentración a la caza de Zach Miller en el Campeonato del Mundo de Penyagolosa. Y detrás de todo esto, como no se cansan de remarcar las personas que en este artículo nos hablan de él, hay mucho sacrificio, lucha, tesón y seguridad en sí mismo. Son cualidades que lo convierten en uno de los corredores más regulares que existen en el pelotón internacional y referente de muchos jóvenes que se acercan a este deporte.

Gracias Maite, Miguel, Sheila y Ramón por hablarnos desde el corazón de un corredor sin duda diferente.

 

 

MAITE MAIORA SOBRE LUIS

“Mi primer contacto con Luis fue en 2011, en la primera edición de la Kilimon Trail, en Mendaro. Apareció por allí y nos conocimos. Recuerdo también del principio una Haría Extreme, creo que en 2013. Ahí hice más relación. A partir de ese momento nos hemos visto en muchísimas ocasiones. Con Iosu, mi pareja, también tiene mucho vínculo. Para mí es un corredor referente y especial. Es un Jokin Lizeaga o algo parecido. No es cualquier corredor, y no lo digo sólo por su palmarés o porque me caiga muy bien. Para mí es una persona especial”.

“Lo hace diferente su forma de ser, siempre de buen humor. Seguro que por dentro está nervioso, pero me gusta mucho cómo se toma las cosas. Prima mucho más el disfrute, el bienestar, las risas con todo… En el momento de la carrera, ya sí se pone serio, pero antes es muy diferente. Trabaja, entrena para ello, después para él y encima se ríe. Y luego, se avitualla tomándose dos cañas y riendo”

“Compitiendo lo he visto alguna vez. Destaca por su casta, pero también por lo genético. Es como un animal. No para de luchar. Muchas veces cuando voy en carrera y tengo un pequeño bajón, me acuerdo de él. Me digo a mí misma que Luis nunca abandonaría, y eso me anima. Eso me pasa con él y no con otros. Luego está su forma de perder. Si gana, bien, pero si pierde nunca se lo toma mal. Y no está siendo falso cuando felicita a su rival.

 

 

Es que se ríe incluso de sí mismo cuando pierde. Es único. ¿Te acuerdas aquel día en Zegama en el que le ganó Kilian por cinco o 10 segundos? Le mandó Iosu una foto y él la puso en redes diciendo “A veces Zegama, a veces zepierde”. Esa manera de no ganar sólo la tiene Luis. También me acuerdo a veces de él cuando estoy haciendo series. Luis, si tiene previstas 10, hace 11, la de propina. Muchas veces me viene esto a la cabeza, y hago la undécima porque me acuerdo de él”.

“¿De qué victoria está Luis más orgulloso? Creo que de los campeonatos del mundo, y de la Transvulcania en la que llegó por delante de Kilian. Lo que hizo en Penyagolosa fue muy grande. Cuando íbamos hacia la salida en bus a las dos o tres de la mañana, nos íbamos riendo muchísimo porque Luis se veía como el padre de todos los demás. Decía: «hoy pierdo mi trono, pero respetadme que sigo siendo campeón del mundo». Lo veía muy difícil y luego va y gana. Creo que aquella victoria le supo muy bien porque él se veía mayor que los demás y sabe que cada vez es más difícil. Me da que fue algo especial para él. En un momento de la carrera, Iosu le dio referencias y le dijo que se tenía que poner serio. ¡Más aún, qué cabrón!”.

 

 

 

MIGUEL CABALLERO SOBRE LUIS

“El primer contacto directo que tuve con él fue en una carrera que se hacía cerca de Jaca. Luis todavía no competía mucho en trail, pero había oído hablar de él, que venía del biathlon y del fondo y que tenía unas cualidades y un motor increíbles. Unos amigos comunes apostaron. Uno porque ganaba yo y el resto porque lo hacía Luis. Sinceramente, aun siendo la primera carrera en la que coincidíamos, reconozco que yo lo hubiera hecho más por él que por mí, siendo realista y muy a mi pesar, porque sabía de su potencial físico. Efectivamente, me ganó. Era en el pico del Águila. Creo que aún no se ha pagado la deuda, pero mejor no digas nada. Trabajando, no hemos coincidido en ningún destino, pero sí que hemos pasado largas temporadas de invierno concentrados con el equipo de competición de la Guardia Civil. Aquí hemos compartido muchos entrenos y momentos, más de ocio que laborales”.

“Lo que hace diferente como deportista a Luis y lo que aporta a este mundo, para mí, es la regularidad. Y esto se consigue exclusivamente a base de trabajo. Considero que seis mundiales, rodeados de otros altísimos resultados en carreras muy importantes, sólo se consiguen a base de trabajo, de horas, de perseverancia y de tener una buena cabeza. No sé si muy bien amueblada, pero sin duda especial. Ha ganado pruebas sin tenerlas todas consigo con lucha, esfuerzo y tesón. Para mí, en pocas palabras, lo que le hace un corredor diferente es la regularidad que la equiparo a trabajo. Confía en sí mismo, en el entrenamiento que ha hecho y en la gente que le apoya. Si lo comparas físicamente con otros corredores que pueden estar en su nivel, ves que su constitución es distinta.

 

 

Es un perfil muy diferente al de Kilian, Tòfol u otros corredores americanos, mucho menos corpulentos. Él es un portento físico”.

“Como deportista, a mí y a muchos otros, nos ha aportado motivación y el hecho de ser una prueba fehaciente de que con trabajo se puede llegar muy lejos. No aspiraba en su momento a lo que llegaba él, pero no me cabe duda de que tenerlo cerca, entrenar con él, me ha hecho sacar un poco más. De hecho, detrás de Luis, he hecho resultados que quizás no habría conseguido. Pienso en carreras en las que he ido tras él, como en Dolomites Skyrace. No aspiraba a ganarle, pero sí a llegar lo más cerca posible, pues eso ya supondría un gran resultado. Como persona, por contradictorio que suene, es un poco la antítesis de todo esto. Luis me ha pedido que dejase de hablar de carreras y no fuese monotema. En el círculo más cercano, no le gusta estar todo el día hablando de competición, rendimiento o de estos aspectos. Cuando se pone un objetivo, lucha por él, pero luego le gusta mucho evadirse de todo este mundo y tomar una cerveza, reírse y hablar de sus cosas. Ese detalle me ha aportado mucho porque suelo hablar siempre de lo mismo. Me río un rato largo que me viene seguro mejor que tanto entrenamiento y serie”.

 

 

 

RAMÓN FERRER SOBRE LUIS

“¿Mis primeros recuerdos de Luis? Había participado en alguna carrera aislada por Huesca y su nombre me sonaba, pero la primera vez que lo vi fue en la salida de la Vall de Sóller en Mallorca, prueba de la Copa de España de 2010. Estaba vestido de naranja. Le hice alguna foto. Después de la carrera, yendo por el paseo de Sóller con mi grupo de amigos, lo vimos tomándose una paella. Estuve un rato hablando con él. Seguro que ni se acuerda”.

“Algo que diferencia a Luis de cualquier otro corredor élite es que puede correr una carrera sin conocerla de nada, sin estudiarla, dejándolo todo para última hora y llegando a la salida con el tiempo justo para ponerse el dorsal. Tengo muchas anécdotas sobre esta faceta de Luis. En una de sus primeras pruebas, la Maratón de Canfranc, llegó a la salida por los pelos. Corrió casi cinco horas con medio litro de agua y sin geles ni barritas. Años después sigue en la misma línea. En Transvulcania 2012 le tenían que recoger a las dos de la mañana para llevarlo a la salida. Eran más de las doce de la noche y todavía andábamos preparando los avituallamientos. Esto mismo le pasó en el Campeonato de Europa de 2015, en la Ice Trail Tarentaise. En la temporada pasada, en la prueba de la Copa del Mundo en Livigno, después del viaje en avión y de tres horas conduciendo, llegó al hotel a media noche. Tuvo que dormir en el hall. En otra carrera italiana, llegó y las dos zapatillas que se había traído eran del mismo pie. Así, una tras otra. Eso sí, una vez que toma la salida se transforma en una verdadera bestia, competitivo al máximo, serio, concentrado y con un espíritu de sacrificio y sufrimiento fuera de lo común”.

 

 

“Estamos juntos en estas batallas desde 2010. Ya son años. Como deportista me ha ayudado a conocer mucho más y mejor este, prácticamente nuevo, deporte. También a disfrutar de muchos de los mejores corredores mundiales. Haber vivido en la punta de lanza del trail running es algo que le agradezco mucho. ¿Y cómo persona? Es enorme, gigante. Y que alguien con esa enorme talla humana, con los valores que él tiene, confíe en mí, me aporta precisamente mucha confianza y seguridad, algo que creo que me ha hecho crecer mucho como persona. En este contexto, tengo que añadir también a todo el quipo que rodea a Luis: Nieves, Sergio, Mónica, Toño, y cómo no, a sus hijos que adoro. Todos son fantásticos”.

“De lo que más orgulloso se siente Luis es de Nieves y de sus niños; después, de su trabajo como guardia civil de rescate. En el plano deportivo, no estoy completamente seguro, pero diría de la Transvulcania en la que llegó primero, la segunda que corrió, la que le ganó a Kilian Jornet. Fue una carrera perfecta y donde más he visto disfrutando a Luis”.

 

 

 

SHEILA AVILÉS SOBRE LUIS

“A Luis lo seguía por los medios, como aficionada. Lo veía un gran atleta y me gustaba seguirlo porque era un corredor que en ese momento estaba compitiendo en distancias más cortas como yo, las del circuito de las Skyrunner World Series. Era de los pocos corredores que podía complicar las cosas a Kilian. Llevaba ya muchos años al máximo nivel. Lo conocí en persona antes de entrar en Adidas, en Madrid en una entrega de premios de la FEDME, en 2017. Nos consideraron los mejores corredores del año. Me lo presentaron y me dio muy buena impresión, cercano y humilde. También lo vi muy serio ese día. Luego, sin embargo, al coincidir más con él, sobre todo como compañeros de equipo, vi un tío muy simpático y alegre. Él me echó un cable para entrar en Adidas. Hoy en día, es uno de mis mejores maestros y referentes”.

“Creo que Luis es un corredor que aparte de todos los resultados que ha logrado y de la impresionante calidad que tiene, sorprende porque cuando corre se lo pasa bien, disfruta y pienso que por eso es capaz de rendir a ese nivel. Ahora que lo conozco más, sé que anda muy liado con la familia, los niños y el trabajo, y aun así es capaz de ganar una CCC. Eso no está a la altura de cualquiera. Tiene una calidad brutal y lleva muchísimos años al más alto nivel. Para mí es un corredor ejemplar y lo que más me sorprende es la capacidad de lucha que tiene. Es un tío súper competitivo. Lo ves antes de las carreras y es una persona muy tranquila, pero cuando sale, es un animal. Se convierte en otra persona en la línea de salida.

 

 

Lucha hasta el final. Me sorprendió mucho en el pasado mundial, pues aún sabiendo que la distancia era quizás corta y explosiva para él, lo dio todo hasta el final. Por eso ha tenido tantos éxitos”.

“Como persona, es distinto a los demás, sobre todo, por su cercanía. Es un tío muy gracioso y original. Diferente. Me encanta Luis porque es una persona con la que te puedes reír muchísimo. Gusta tenerlo al lado. Utiliza siempre su sarcasmo y sus bromas y te hace estar muy cómoda. También es muy servicial. Cuando estás con él, intenta cuidarte y que te sientas bien. Me ha enseñado que por muchos éxitos que tengas, hay que seguir siendo humilde, trabajando y tratando bien a las personas. Eso lo valoro muchísimo. Nunca se le ha subido a la cabeza. Al contrario, quita valor a lo que ha conseguido. Siempre dice que si él lo ha conseguido, puede hacerlo cualquiera. Es muy positivo y, la verdad, estoy encantada de tenerlo en el equipo y como referente”.

 

 

 

Compartir contenido

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA MES
LA REVISTA KISSTHEMOUNTAIN
DE MANERA GRATUITA

 

     


 
 


 
 
 
 

info@kissthemountain.com







       © Copyright Kissthemountain 2020 | Bajo la atenta mirada de las caras norte de Sierra Nevada | Granada. Spain      -       Términos del servicio | Privacidad | Política de Cookies


 

 


     

div class="col-lg-12 text-center">

info@kissthemountain.com

       © Copyright Kissthemountain 2020
Bajo la atenta mirada de las caras norte de Sierra Nevada
Granada. Spain