Pico Ocejón y los pueblos de la Arquitectura Negra.

Pico Ocejón y pueblos de Arquitectura Negra

Pico Ocejón y los pueblos de la Arquitectura Negra.

Pico Ocejón y pueblos de Arquitectura Negra

 

Texto: Kissthemountain.

 

Castilla-La Mancha no es sólo llanura y paisajes de viñedos y cereal. También son montañas y cumbres nevadas. Emprendemos un viaje a la provincia de Guadalajara, donde los Sistemas Ibérico y Central se saludan. Podríamos seguir los pasos de Camilo José Cela y realizar ese “viaje a la Alcarria” donde deleitarnos con una gastronomía de gran riqueza. Otra opción sería tomar el sendero que nos lleva al Alto Tajo y a las campiñas bañadas por ríos. Pero nuestra opción es diferente. Algo ejerce un gran influjo sobre nosotros. Es la sinuosa forma del pico Ocejón y los pueblos de la Arquitectura Negra que se hallan a sus faldas, que desde hace muchos años han atraído a viajeros venidos de muchos lugares del mundo a perderse para encontrarse.

Cogolludo, Retiendas,Tamajón, Campillo de Ranas, Campillejo, Roblelacasa, El Espinar, Robleluengo, Majaelrayo, Almiruete, Palancares, Valverde de los Arroyos, La Vereda, Matellana…

 

Pico Ocejón y pueblos de Arquitectura Negra

 

“Visitar los pueblos de la Arquitectura Negra es sacar un pasaje con rumbo a otro mundo, donde uno puede sacudirse de la ropa el olor a ciudad y empaparse de silencio, mientras pasea por un buen puñado de pequeñas aldeas con muros recios, tejados brillantes y humeantes chimeneas que rezuman a leña; o se cuelga la mochila al hombro para perderse por profundos cañones desde los que se precipitan cascadas imposibles o por bosques bucólicos de árboles centenarios, quizás recolectando las deliciosas setas que nacen aquí por doquier”.

El color negruzco de las lajas pizarrosas que se extraen de la propia tierra de esta zona da nombre a un conjunto de pueblos de una excepcional arquitectura ancestral y tradicional: los pueblos de la Arquitectura Negra. La tierra como origen de todo.

Son poblaciones pequeñas y humildes que han sobrevivido al paso del tiempo y que atraen por sus sobrias construcciones que se integran a la perfección en un entorno natural de una belleza descomunal presidido por el majestuoso pico Ocejón y sus hayedos, quejigares, pinares, enebrales y encinares que sirven de cobijo a una gran variedad de especies animales como el corzo, el lobo, el gato montés, la gineta o el zorro, y que se encuentra sometido a la atenta mirada de águilas reales, halcones peregrinos, buitres leonados o búhos reales celosos de un territorio que les pertenece y que aman.

Toda esta vida y naturaleza convive con el increíble encanto de una de las arquitecturas mejor conservadas de Europa que hace de este lugar del mundo algo único y que merece ser visitado alguna vez en la vida para dejarse llevar por el calor de una chimenea, en los meses fríos, o por el despertar que marca la primavera mientras se recargan fuerzas en un desayuno que da inicio a un día de montaña y bosque.

Pico Ocejón y pueblos de Arquitectura Negra

 

Pico Ocejón y pueblos de Arquitectura Negra

 

Este es el escenario, situado en el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara, que esconde el secreto de aquellos pueblos que nacieron el último día de la creación, cuando ya casi no quedaba luz. Pero la oscuridad no impidió al creador levantar por encima de todo, a 2.046 metros sobre el nivel del mar, un precioso pico al que puso por nombre Ocejón.

#loquenoesperas

 

Cuenta una leyenda que hace mucho tiempo, en la época prerromana, un Señor de una tribu, prendado de la belleza de esta zona, se estableció en ella. Poseía grandes tierras en lo que hoy son las provincias de Guadalajara, Soria y Zaragoza. Pero esta fortuna no era la misma que le había sido dada en asuntos familiares. Enviudó y tuvo que hacerse cargo de tres hijos entre los que reinaba la envidia y la codicia por conseguir la herencia de su padre. Éste, cansado de sus comportamientos, hizo recaer sobre ellos una maldición eterna de forma que pudieran verse pero no hablarse, convirtiéndoles en tres altas montañas que situó en cada extremo del territorio que poseía para que sirviera de ejemplo a las tribus cercanas. Así, el de más edad se convirtió en el Moncayo, el mediano en el Ocejón y el más pequeño en el Alto Rey.

Todavía hoy, en la ermita situada en la cima del Alto Rey, se puede contemplar un grabado en piedra que muestra las tres cabezas de los hermanos en un triángulo con la misma situación geográfica de los tres picos.

 

Pico Ocejón y pueblos de Arquitectura Negra

 

Compartir contenido

SUSCRIPCIÓN GRATUITA

SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA MES
LA REVISTA KISSTHEMOUNTAIN
DE MANERA GRATUITA

 

     


 
 


 
 
 
 

info@kissthemountain.com







       © Copyright Kissthemountain 2020 | Bajo la atenta mirada de las caras norte de Sierra Nevada | Granada. Spain      -       Términos del servicio | Privacidad | Política de Cookies


 

 


     

div class="col-lg-12 text-center">

info@kissthemountain.com

       © Copyright Kissthemountain 2020
Bajo la atenta mirada de las caras norte de Sierra Nevada
Granada. Spain